Antes de aplastar esa calabaza, ¡jugo!